Jennette McCurdy se sincera sobre sus problemas alimenticios
Girl Power

Jennette McCurdy se sincera sobre sus problemas alimenticios

La actriz de iCarly confesó cómo fue que salió de la anorexia y la bulimia. 

Por: Vanessa Reyes

A través de su cuenta de Instagram, Jennette McCurdy le informó a sus seguidores que había una publicación suya en el portal de Huffington Post donde hablaba abiertamente de sus problemas con la anorexia y la bulimia, así como la manera en la que logró salir adelante, todo esto acompañado de un poco de buen humor. 

"¿Estás segura de que quieres helado? Hoy ya has consumido 900 calorías", me recordaba mientras abría la puerta del congelador. Hice una pausa, reconsideré mi decisión, y luego perdí el control de la puerta y la dejé cerrar lentamente mientras una expresión melancólica cruzaba mi rostro. Esa es mamá, siempre cuidándome.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida de Jennette McCurdy (@jennettemccurdy) el

En este extenso ensayo, Jennette McCurdy reveló que a la edad de 11 años, justo cuando iba despegando su carrera como actriz, su apariencia física comenzó a tener mucha importancia para ella. Su madre, quien también padeció de problemas alimenticios por muchos años, comenzó a contar el peso y las calorías de Jennette hasta el punto de convertirse en una obsesión y un mal hábito para ella.

Te podría interesar: Becky G está orgullosa de ser latina

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida de Jennette McCurdy (@jennettemccurdy) el

Según Jennette, cuando comenzó a interpretar a Sam Pocket en iCarly todo empeoró en su vida, pues sus esfuerzos por mantener una figura delgada y posterior diagnóstico de cáncer de su mamá la hicieron caer en la anorexia y luego en la bulimia, enfermedades con las que luchó constantemente por muchos años. El hecho de que hubiera muchas actrices en Hollywood en la misma situación que ella no hacía más que hacer todo más difícil para ella.

Dicen que cuando una puerta se cierra, otra se abre, y ese fue ciertamente el caso para mí cuando se trataba de comer desordenado. Adiós, anorexia; hola bulimia.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida de Jennette McCurdy (@jennettemccurdy) el

Afortunadamente, Jennette McCurdy recibió ayuda profesional y pudo dejar atrás tanto a la anorexia como a la bulimia. Ella confesó que hoy por fin se siente tranquila y, aunque de vez en cuando aún siente esa necesidad de comer sin parar, ya no le hace caso a esas voces en su cabeza. 

Han pasado dos años y estoy bien, recuperándome y avanzando. Todavía tengo deseos de comer, compulsiones y fantasías ocasionales. Todavía escucho esa vieja voz de trastorno alimentario, pero afortunadamente lo escucho cada vez menos. Y cuando lo escucho, ahora tengo las herramientas para silenciarlo. Así que, afortunadamente, ahora puedo hablar sobre mi desordenada comida sin titular esta pieza "Vomité tres minutos antes de escribir esto".