Noche de Tormenta Capítulo 25, el pasado siempre nos alcanza
Kpop

Noche de Tormenta Capítulo 25, el pasado siempre nos alcanza

Hay cosas que no se pueden revertir y tarde o temprano te alcanzarán.

Por: Karen Mondragón

Noche de Tormenta Capítulo 25  “Revelaciones”


Jin permaneció al fondo del pasillo mientras cubría sus orejas con las palmas de sus manos intentando amortiguar los gritos que sonaban en la habitación al otro extremo. La puerta estaba cerrada desde hacía varias horas, 2 guardias permanecían a los lados, no estaba seguro si para impedir que alguien entrará o para contener que alguien saliera de ahí. Tenía miedo, ni siquiera impidió simular el aroma que desprendía su cuerpo que se sacudía en temblores.

Sus mejillas estaban manchadas de lágrimas secas, se sentía inútil, a pesar de que pronto comenzaría a suplantar a su madre, de haber terminado el entrenamiento a pesar de las burlas, pero la frustración estaba haciendo añicos su corazón por no poder ayudar… por no poder calmar lo que sea que le pasaba a su hermano menor.

Solía levantarse tarde, aquella mañana lo hizo, fue un regalo de su madre después de todo, hoy era su día especial, pero cuando espero encontrar algo delicioso en la cocina, se encontró con un comedor vació y las caras serias y pensativas de algunas de las omegas que trabajan para ellos.

No comió, aunque hubiese querido supo que algo andaba mal, llámenlo intuición de hermanos o lo que sea, por lo que decidió esperar en casa. Un par de horas después su madre apareció, tenía los ojos rojos y venía acompañada de 2 alfas que cargaban a Jimin. Estaba inconsciente.

-Jimin.-Gritó y trató de acercarse, pero su madre lo jaló del brazo y lo alejó bruscamente

-No lo toques.-Dijo seria, sin gritarle, pero le tono que uso le causó más miedo que si le hubiese gritado

-Ma-madre, pero… ¿Jimin-Los labios le temblaron y trató de ver el cuerpo de su hermano, buscando alguna herida, pero el corpulento cuerpo de los alfas se lo impidió conforme desaparecían en el pasillo rumbo a su habitación

-Tu hermano está….-La mujer se labio los labios y pasó un fino pañuelo por su frente, Jin no se percató que sus manos temblaban y su ceño se arrugó antes de responderle.-Tu hermano se ha presentado

El alfa abrió los ojos enormemente, la preocupación desapareciendo de su cuerpo y una pequeña sonrisa apareció, estaba emocionado

-Tuvo una especie de shock, sabes que cuando un lobo se presenta se adapta poco a poco a los cambios

-¿Está asustado?-Preguntó curioso

-No, pero lo tomó un poco desprevenido, eso es todo. Culpa de las hormonase, instinto, lo lleve con la vieja anciana. Necesita dormir antes de la fiesta de esta noche

-Oh.-Fue todo lo que dijo Jin

-Jin…-La señora suspiro, estaba de espaldas, tenía la intención de ir tras su hijo menor

-¿Madre?

-Tu hermano tomará mi lugar

Fue todo lo que dijo, sin explicaciones, nada. Ni siquiera parecía lamentar su decisión y Jin sería un mentiroso si dijera que aquello no le dolió. La omega lo dejó parado al pie de la puerta, alejándose cada vez más, hasta desaparecer por la puerta.

No fue hasta cerca de medio día que los gritos comenzaron, al ser un alfa, sus instintos cobraron vida, pero no pudo averiguar que pasaba, solo su madre y una omega habían ingresado a la habitación. Siempre fue curioso por naturaleza, todo l que leía en los libros que le enseñaban le resultaba fascinante, no las partes de los sacrificios para la luna en eras remotas, ni tampoco la descripción para desollar un conejo u oso para hacerse con su piel y usarla de abrigo, peor las leyendas, las ceremonias que los lobos realizan le resultaban hermosas. Incluso intentó escribirle un poema a la luna, aquella que se consideraba la madre de su especie. Lucía tan bonita todas las noches, incluso su habitación estaba despojada de cortinas para que su luz se colara por las noches. Había leído sobre un montón de estrellas y constelaciones, pero ninguna le parecía tan hipnotizante como la luna.

Pero su urgencia por saber lo que pasaba no desapareció, porque nunca lo dejaron entrar, incluso la anciana tuvo que aparecer en su cabaña ese día, con su silueta encorvada, una canasta llena de frascos con extraños líquidos.

Jin parecía un indefenso cachorro, cerró los ojos fuertemente, sus manos a los costados de su cabeza, pero los gritos jamás cesaron.


**
-Se supone que eres una maldita bruja.-Gritó la omega furiosa mientras hacía limpiaba el sudor de la frente de Jimin

-Mis poderes son para sanar, no para arruinar.-dijo tranquila mientras miraba al lobo que yacía en la cama

-Si mi hijo se muere, haré que te corten la cabeza

-¿Y cómo vas a explicar lo que me has pedido?

-Soy consejera de esta manada, de mi depende ver por el bienestar de todos estos lobos

-Lo que le hiciste a tu hij…

-Nadie tiene por qué saberlo, hay chicos que se resisten al cambio, lobos que nunca llegan a presentarse.-Dijo  mirándola de forma burlona.-Lo que me recuerda porque jamás tuviste hijos y un alfa que te marcara. Nunca pudiste cambiar, ¿cierto? Teniendo el poder de hacerlo nunca te atreviste, pero yo sí y solo quiero lo mejor para mi heredero

La anciana la miró, ni siquiera parecía afectada por sus palabras, hace muchos años que debió presentarse, jamás lo hizo. ¿Cómo se supone que encajaría entre los suyos? Los alfas eran quienes lideraban, capaces de anudar a sus omegas y tener cachorros, las omegas siempre se distinguían por gran corazón y hospitalidad, destinadas a las tareas más simples, pero que solo ellos podían hacer, dar vida no era cualquier cosa. Los betas ni siquiera podían considerarse inferiores a los alfas, acataban reglas bajo la voz de mando, pero podían ser fuertes, demostrar que eran rápidos y astutos, incluso algunos envidiaban que pudieran relacionarse sin esperar a su destinado, sin miedo a romper algún lazo.

Pero ella, había sido solo un cascarón, pero aprendió, supo que entonces la naturaleza la había dotado de otras cosas, lo supo cuando tuvo sueños extraños y a la mañana siguiente las cosas simplemente sucedían. Era más sabía que los libros y esos ancestros a quienes veneraban, pero todo tristemente su hogar se reducía a una choza en aquel territorio, con miedo a explorar más allá, a su edad era imposible escapar, y como si se tratase de un favor dejarla con vida, tendría que cumplir los caprichos de los lobos.

-Se darán cuenta

-Si hiciste bien tu asqueroso trabajo, no será el caso

-Podrá cambiar a tus ojos, a los míos, pero sabes que su alfa tarde o temprano hará que su verdadera naturaleza despierte

La piel corrugada de la anciana enrojeció y una gota de sangre se escurrió hasta su barbilla cuando la omega le propinó una fuerte bofetada

-Ese chico nunca se acercara a mi hijo, no voy a permitir que mis cachorros sigan un camino que no les corresponde, Jimin no fue criado para mantener un nido caliente, servir la cena y amantar cuantos hijos puedas imaginar

-Los omegas dan vida, no la quitan.-La miró con los ojos tan negros que por un momento la loba frente a ella sintió miedo

-Mi hijo también la dará, pero no será el quien cargue con los cachorros

La habitación se quedó en silencio, para fortuna de una de ellas estaban a solas y los guardias fuera de la habitación ni siquiera entenderían de qué demonios hablaban

-El chico estará un poco inquieto, no será normal para el cargar con… tantas emociones, su temperamento puede salirse un poco de control, tengo entendido que tendrán una fiesta esta noche.-Dijo comenzando a guardar sus frascos.-Un poco de vino y será un cachorro dócil

La omega asintió sin dejar de mirar a su hijo, Jimin permanecía inconsciente, su cuerpo estaba sudoroso y se sacudía en temblores, pero los gritos habían cesado

-Tendrás que tener cuidado con él, por mucho que quisieras cambiarlo, hay cosas que son irrevocables. Oh y siempre enciende un poco de pachulí, eso lo mantendrá bajo control

-¿Qué hay de su aroma?-Preguntó seria y con un tono de amargura

-Me temo que no pude hacer nada con ello, inhibir a su lobo no fue fácil, elimine cualquier rastro, intentar que huela como lo que quieres habría provocado que todos se dieran cuenta, usa colonias, eres inteligente mi consejera.

-¿Y cómo se supone que actúe como un maldito alfa si no hiciste bien tu trabajo? Alguien como él debería oler, su omega debería reconocerlo

-Oh, tú te encargarás de que lo crea, el chico es fuerte, puede hacerle frente a otro lobo sin problemas, el que reprimiera a su lobo lo hará enamorarse de cualquier chico lindo que vea, suerte si es un omega

-Lárgate.-Siseó limpiando los restos de sudor en la frente de Jimin

-Escuche que un cuervo parte esta noche, tu hijo estará a salvo

-¿Un cuervo?

-Pero un día Jimin recibirá el llamado

-¿De qué hablas anciana loca?

-De su alfa…


**

Gotas. Es lo primero que procesa el cerebro de Yoongi en medio de un estado de inconsciencia. ¿Alguna fuga? Debería arreglar ese lavabo de una vez por todas, aunque su departamento le dio la libertad que anhelaba y el precio es bastante decente, no todo puede ser perfecto.

El golpeteó del agua vuelve a escucharse, haciendo eco, mucho eco para una habitación pequeña como su baño. Aprieta los ojos, trata de despertar pero se siente tan pesado.

Entonces una gota se estrella sobre su frente, fría y dura, así que abre los ojos y parpadea, todo está oscuro, se siente frío y se confunde un poco, porque si la gotera de su baño lo despertó, debería estar cálido, debajo de las mantas de su habitación, pero oh… recuerda. Con dificultad se adapta a la poca luz que parece provenir de una pequeña fogata a lo lejos de aquella penumbra que lo envuelve. Su costado quema, y recuerda entonces la mordida que obtuvo de uno de los lobos de su padre. Su cabeza duele, siente la garganta seca. Intenta no entrar en pánico, si algo malo sucediese con Jimin lo sabría de inmediato, pero eso no quita la desesperación que comienza a desarrollarse en su pecho por salir de ahí y averiguar qué demonios pasó.

-Por fin despertaste.-Una silueta se dibuja frente a él, tomándolo de un brazo y ayudándolo a ponerse de pie

-¿Vas a escoltarme para que todo esto de mi muerte sea un espectáculo frente a todos?

El sujeto tuerce una sonrisa en su cara y niega con la cabeza cruzándose de brazos

-Te mantengo a salvo, por ahora

-¿Desde cuándo ser un rehén es estar a salvo?

-Desde que tu padre es el líder y yo uno de sus mejores soldados.-Explica Namjoon

Yoongi asiente con la cabeza, a diferencia de los cuartos que suele usar su padre para encerrar a cualquier traidor o invasor, este chico decidió retenerlo en una cueva, húmeda y enorme.

-Es mejor aquí. Logre convencer a tu padre que era peligroso llevarte hasta la manada. Sin ofender, pero eres una especie de traidor y… si no te cortaban la cabeza, tu padre tendría problemas

-Bueno, me resulta gracioso que haya caído en mi propia cueva.-Río tratando de hacer un chiste, pero apestaba en ello-Como sea, ¿cuál se supone qué es el plan? Vine aquí por mi… chico, y el tuyo habló sobre tu ayuda

El alfa notó que las mejillas del joven beta se tornaron de rosa

-¿Está bien, cierto? Si no lo atacaban… tú sabes

-Está bien, a salvo

-De acuerdo.-dijo soltando un suspiro.-Prometí que haría lo posible por ayudarlos a salir de aquí, incluido yo mismo

-¿Debería tomar eso como una amenaza en contra de mi padre?-Dijo sarcástico

-Trabajé para el líder por mucho tiempo… entrene para protegerlos a todos, pero las cosas cambiaron un poco y ahora solo me importante mantener a salvo a Jin

-Perfecto.-Cortó, demasiado abrumado por la información tan cursi que acaba de ser revelada. Sabía que jin era todo dulce y escandaloso, lo imaginaba con una omega igual que él, pero honestamente, ¿un beta? Aunque si lo pensaba bien, el chico siempre había sido un poco ingenuo, indefenso, quizás tenía sentido que acabara con él

-¿Y entonces?-Volvió a repetir

-Tendrás que esperar un poco para intentar hacer algo.-Respondió sin mirarlo.-Eres un prisionero, recuérdalo. Tu padre… se reunirá con algunos de los líderes y decidirán qué hacer. Aunque me temo que todo dependerá de tu chico

-¿Por qué?-Dijo gruñendo un poco, recargándose en una de las frías paredes del lugar

-Si su madre se entera que estás aquí por él, inventará que quisiste matarlo, Jimin estuvo fuera por más de una hora, entre todo el alboroto es un poco raro, ¿cierto? Si la consejera quiere, podría acusarte de traición y pedirle a tu padre que termine contigo, que sigas vivo es un peligro constante, porque nunca sabremos cuando te puedes decidir y reclamar tu puesto

-No me interesa ser líder

-Lo sé, lo dejaste en claro cuando te fuiste, pero… entiende que las cosas aquí se manejan diferente, por mucho que lo aborrezcas y te hayas liberado de ello, las cosas siguen siendo así y no solo es un pensamiento de tu padre o la madre de Jimin, todos en esta aldea crecieron con esas ideas y esas costumbres

-Por mí que se vayan al diablo

-De verdad lo lamento, Yoongi.-dijo en tono cansado.-Pero no puedes solo cambiar las cosas, tendrás que luchar para sacarlo de aquí y con luchar me refiero a lograr escapar sin todos estos soldados yendo tras de ti

-¿Mi padre?

-Él será feliz si no eres el que desaparece, aún lejos de aquí sigues siendo su hijo y su único heredero, los consejeros pueden ser votados nuevamente, sin Jin y Jimin aquí no hay problema, su madre ya no tiene a su alfa.-Dijo encogiéndose de hombros

-Pero…

-Pero ninguno de los dos querrá ceder, por el momento tenemos ventaja ya que tu padre es el alfa de la manada, en cambio, si tú chico niega que lo atacaste, su madre tendrá que tragarse la vergüenza o evitársela al acusarte falsamente

-Él ni siquiera sabe que somos pareja

-Oh lo sabe, solo que no entiende por qué, ¿alfa, recuerdas?

-Es mi pareja.-Lo miró con enojo, le importaba muy poco si era igual que él, si lo consideraban antinatural, incluso Jimin se doblegaba ante su voz, no sería posible si no fuera su destinado

-Lo es.-Namjoon respondió con los brazos cruzados, mientras fingía vigilarlo a ojos de los lobos a su cargo.-Pero creo que tienes que saber algo, él también debe hacerlo, entonces… su madre dejará de tener poder sobre el chico

….